Productos aislantes para construcción

Los edificios actuales desperdician una gran parte de la energía que consumen. Esta energía calienta el planeta en lugar de los hogares, provoca un derroche de dinero y aumenta la dependencia externa en el suministro energético. Por ejemplo, los aproximadamente 160 millones de edificios que existen en Europa consumen más del 40% de la energía de la Unión Europea y producen el 36% de las emisiones de CO2. Por ello es más importante si cabe descubrir formas de reducir la «huella de carbono» perteneciente a los edificios.

La aplicación más importante de los poliuretanos es como aislante de edificios. Los poliuretanos constituyen una forma asequible, duradera y segura de reducir las emisiones de carbono que provocan el calentamiento global. Los poliuretanos pueden reducir de forma drástica la pérdida de calor en hogares y oficinas cuando el tiempo es frío. Durante el verano desempeñan una función importante en mantener fríos los edificios, lo que implica una reducción en el empleo del aire acondicionado.

Como aislante se utiliza normalmente en:

  • muros huecos
  • techos
  • recubrimiento de tuberías
  • recubrimiento de calderas
  • suelos

En la práctica, un buen aislante permite retener el calor en el interior de los inmuebles en climas fríos o bien la refrigeración en climas cálidos.

En la Unión Europea más del 40% de la energía procedente de combustibles fósiles (y por tanto las emisiones correspondientes) está ligado a la calefacción y refrigeración de edificios. Una mayor aplicación de la tecnología existente basada en espuma de poliuretano rígida en toda la Unión Europea reduciría las emisiones de CO2 en un 10%, lo que permitiría a su vez cumplir con los objetivos de Kyoto para 2010.

  • El empleo de poliuretanos en edificios ofrece numerosas ventajas:
  • Gracias a la durabilidad de los poliuretanos se prolonga la vida útil de los edificios y se reduce su mantenimiento.
  • Los paneles rígidos aislantes de poliuretano son ligeros y resistentes tanto a las presiones como a la humedad y además su instalación es sencilla.
  • Estos paneles y otros tipos de espumas aislantes son capaces de conservar sus propiedades de eficiencia energética durante toda la vida del edificio.
  • Las espumas de poliuretano aprovechan mejor el espacio que otros aislantes y permiten que arquitectos y diseñadores saquen el máximo partido posible a los espacios internos.
  • La espuma rígida de poliuretano por atomización es especialmente versátil y eficiente en las reformas de edificios antiguos.
  • Los poliuretanos no sólo son efectivos en términos de conservación de energía, sino que su huella de carbono es relativamente pequeña y no deja de disminuir.

Más información sobre el empleo de poliuretanos en el aislamiento de edificios.

Acceso a un caso práctico sobre aislamiento.