Neveras y congeladores

La espuma rígida de poliuretano aislante contribuye en gran medida a la sostenibilidad y el diseño ecológico gracias a que reduce la cantidad de energía necesaria para mantener el frío en neveras y congeladores.

La espuma rígida de poliuretano es el material aislante de neveras y congeladores más extendido en todo el mundo. La eficiencia aislante de las espumas de poliuretano es una propiedad clave para la conservación en frío de alimentos durante su procesado, almacenamiento y reparto a los puntos de venta. Sin aislantes de poliuretano en los sistemas de refrigeración, cerca del 50% de los alimentos mundiales se echarían a perder, lo que afectaría en gran medida a nuestras costumbres y a la industria alimentaria.

Los poliuretanos son ideales para su uso en dispositivos de refrigeración porque:

  • son aislantes excelentes
  • poseen una elevada resistencia estructural gracias a la rigidez de la espuma y la adhesión de revestimientos externos (plástico y metal)
  • son la solución industrial más rentable pues aúnan varios procesos en uno
  • son eficaces en espacios reducidos y permiten almacenar una mayor cantidad de alimentos
  • son seguros
  • son robustos y resistentes
  • son muy ligeros y contribuyen a la reducción de los costes de transporte
  • son asequibles y contribuyen a mantener un precio reducido en neveras y congeladores

Todas estas características permiten el cumplimiento de la normativa en materia de energía, cada vez más rigurosa, y benefician al consumidor al reducir la cantidad de energía utilizada y en consecuencia su factura energética. Tal y como se muestra más abajo, las iniciativas comunitarias en pos de la eficiencia energética han logrado ahorros de energía considerables desde 1990.

Un menor consumo de energía gracias al empleo del poliuretano

Incluso con el empleo de pequeñas cantidades de material, la baja conductividad térmica de los poliuretanos brinda un aislamiento excelente y permite al consumidor aprovechar mejor el espacio. Además, las espumas rígidas de poliuretano poseen una vida útil larga. Las neveras pueden llegar a suponer el 30% del total de la factura eléctrica de los hogares por lo que la eficiencia energética en este caso marca una diferencia notable.  Gracias a la introducción de poliuretanos en las neveras, los modelos marcados con el símbolo A++ son hoy en día un 60% más eficientes que los frigoríficos de hace 15 años.

La gráfica mostrada a continuación ilustra cuánta energía han ahorrado los hogares europeos gracias al empleo de poliuretanos:

Según la Directiva comunitaria 2002/96/CE sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) los electrodomésticos como las neveras y los congeladores están sujetos a objetivos de valorización y reciclaje en toda Europa. La espuma de los electrodomésticos puede extraerse y bien reciclarse o utilizarse como combustible, en función de las infraestructuras nacionales, y así colaborar en la conservación de los recursos naturales.

Los poliuretanos desempeñan una función crucial en el transporte y la conservación de los alimentos, garantizando que llegan a la mesa en condiciones adecuadas para su consumo. Más información sobre el empleo de poliuretanos en la cadena de frío alimentaria.

Los poliuretanos se ajustan a la perfección al diseño de neveras

Los poliuretanos ofrecen propiedades aislantes excelentes y además cualidades estéticas asombrosas.  Esto se debe a que el mismo material, el poliuretano, puede utilizarse como componente aislante y también estructural.  La única diferencia reside en la densidad del material. Los poliuretanos utilizados en las puertas de las neveras permiten a los fabricantes producir tanto aislantes como componentes estructurales con una superficie sólida sin huecos internos. Los poliuretanos son especialmente valiosos desde el punto de vista del diseño debido a que con la aplicación de un recubrimiento superficial el acabado es impecable. No es necesario efectuar ningún tratamiento posterior.