Aplicaciones en la automoción

Los poliuretanos se utilizan con profusión en la fabricación de automóviles pues ofrecen grandes ventajas en lo relativo a comodidad, protección y conservación de energía.

Las espumas de poliuretano se utilizan en asientos, reposabrazos y reposacabezas en la mayoría de los automóviles, pues sus propiedades de acolchado reducen la fatiga y la tensión asociadas a la conducción.

Su durabilidad y ligereza, en combinación con su resistencia, los convierten en productos ideales no sólo para funciones de acolchado, sino también como aislante en la carrocería al servir como protección contra el calor y el ruido generado por el motor.

Gracias a su resistencia y ligereza reducen el peso de los automóviles y permiten una mayor eficiencia en el consumo de combustible y un menor perjuicio para el medio ambiente.

Más información sobre el empleo de poliuretanos en automóviles.